Cáncer de hígado: diagnóstico

Las pruebas y los procedimientos utilizados para diagnosticar el cáncer de hígado incluyen:

  • Análisis de sangre. Los análisis de sangre pueden revelar anormalidades de la función hepática.
  • Pruebas de imagen. El médico puede recomendar pruebas de imagen, como la ecografía, la tomografía computarizada (TC) y la resonancia magnética (MRI).
  • Extracción de una muestra de tejido hepático para la prueba. Durante una biopsia hepática, una muestra de tejido se extrae de su hígado y se examina bajo el microscopio. Su médico puede insertar una aguja fina a través de la piel y en el hígado para obtener una muestra de tejido. La biopsia hepática conlleva un riesgo de sangrado, hematomas e infección.

Determinación de la extensión del cáncer de hígado

Una vez que se diagnostica el cáncer de hígado, su médico trabajará para determinar la extensión (etapa) del cáncer. Pruebas de estadificación ayuda a determinar el tamaño y la ubicación del cáncer y si se ha propagado. Estudios por imágenes se utiliza para el cáncer de hígado etapa incluirá CT, MRI, radiografía de tórax y gammagrafía ósea.

Existen diferentes métodos de estadificación del cáncer de hígado. Un método utiliza números romanos del I al IV, y otro utiliza las letras A hasta la D. Su médico usa etapa de su cáncer para determinar las opciones de tratamiento y el pronóstico. Etapa IV y la etapa D indica que el cáncer de hígado más avanzada con el peor pronóstico.